La Idiosincrasia e Historia del Puerto Pesquero de Santa Pola

La Idiosincrasia e Historia del Puerto Pesquero de Santa Pola

 Hace, 

3 meses

La verdad es que, siendo de Santa Pola, siempre he pensado en irme lejos. Ya desde joven que me saqué el título de patrón de barco, mi idea era irme a cualquier otra zona costera, todas menos aquélla de la que era originaria.

Si bien, no cambio por nada toda la experiencia recopilada hasta ahora, y es que todas estas experiencias me han ayudado a ser quien soy y a valorar mucho más si cabe, mis orígenes.

En mi juventud estaba tan ansiosa de marcharme que no me paré a conocer algunos detalles, que ahora me sorprende haber ignorado, y más aun siendo esta mi ciudad natal.

De hecho, sería mucho más tarde que aprendí que el puerto de Santa Pola es el de más importancia en la Comunidad Valenciana, tanto en el número de barcos como en el del número de capturas. En este puerto se pueden contemplar a diario la subasta de pescado que tiene lugar en la lonja de Lunes a Viernes a partir de las 17:00 horas.

Un Puerto con Historia

El que fue puerto de Elche durante la época romana, cuando se llamaba Portus Ilicitanus. El Mercado del Pescado, las gradas del Mercado de Abastos y la Casa del Mar recuerdan a los visitantes que en ella se encuentra un puerto pesquero ocupado.

Allí, se puede subir a un barco que te lleva a la isla de Tabarca, donde hay un recinto amurallado y una reserva marina diversa.

Este puerto tiene un encanto peculiar, ya que aún conserva el colorida y la luminosidad de los puertos de toda la vida, en los que puedes observar a los pescadores al sol. También es fácil echarse una charla con ellos sobre el estado de la pesca y del mar.

No es de extrañar que este sea un lugar de referencia en la tradición e historia pesquera española.

Es curioso que llegara hasta las aguas noruegas trabajando para otros cuando en mi propia ciudad de origen me esperaban posibilidades de empleo mucho más halagüeñas.

Fue debido a un accidente de mi madre que tuve que volver a Santa Pola para cuidarla durante un tiempo, y esa estancia, un poco forzada me hizo darme cuenta de las enormes posibilidades que tenía en su puerto pesquero.

Como tenía algo de dinero ahorrado me daba para hacerme con un pequeño velero, pensé en alquilarlo en las temporadas veraniegas ofreciendo rutas turísticas.

La idea fue todo un éxito. Solo tuve que resolver un par de detalles logísticos, a lo que no tardé en encontrar solución, y más ahora que tenemos Internet y que, aunque no encuentres algo fácilmente siempre puedes encontrarlo online.

Fue buscando material higiénico y toallas desechables online que di con Comercial Apra y su amplio catálogo. Y es que, debido a mis múltiples viajes, tenía que poder hacer encargos de forma online, de ese modo, evitaba perder mucho tiempo para conseguir este tipo de productos que siempre necesitaba ir reponiendo en los diferentes viajes.

Me llamaba la atención la enorme cantidad de turistas y gente interesada en pasar un par de días en este puerto. Las anécdotas que tenía sobre el fueron en aumento y, con ello, mi popularidad que no tardaría en permitirme ampliar mi negocio y comprar dos barcos.

Es por esto que cuando conozco a alguien que reniega de sus orígenes siempre le digo que espere, y que deje que la vida le vaya demostrando poco a poco lo contrario.