Lo tradicional vuelve, y llega para quedarse

Lo tradicional vuelve, y llega para quedarse

 Hace, 

3 semanas

Lo tradicional ha vuelto. Lo hecho a mano, con materiales naturales o ecológicos, con materias primas de calidad, con diseños originales, alejados de la producción en cadena a la que estamos acostumbrad@s, se impones, y esta tendencia llega para quedarse.

El consumidor y la consumidora de hoy exigen productos decentes, creaciones diferentes a las ofrecidas por las principales tiendas que trabajan con este nuevo concepto, creación de Amancio Ortega, de fastfashion, es decir, prendas de mala calidad y hechas de cualquier manera. Frente a esto, el público de hoy se empieza a decantar por productos locales, o al menos, nacionales, realizados a partir de materiales del país, productos artesanales y de calidad. Y aunque la tendencia a comprar en las grandes superficies sigue ahí, y seguirá estando, parece que algo ha despertado la conciencia de un sector importante de la población que se decanta por el producto de cercanía.

No es por presumir, pero en Alicante tenemos tiendas que ofrecen cantidad de productos hechos a mano, con fibras naturales y con unos diseños únicos, siendo algunas de nuestras empresas referentes en todo el territorio nacional, gracias a su saber hacer y su enorme valía profesional. Este es el caso de Lugada Shop, una tienda online especializada en bolsos hechos a mano, que cuentan en su amplio catálogo con una gran selección de los mejores bolsos hechos a mano, que incluye una colección de bolsos ecológicos. Esta firma de bolsos de lujo de origen español, ofrece bolsos originales, hechos a mano y de primerísima calidad. Todos sus productos están realizados con los mejores materiales, lo que garantiza la calidad de sus colecciones.

Queremos productos más naturales y si es posible, originales

No somos poc@sl@s que estamos hasta la coronilla de esta moda fast fashion, barata, mal hecha, que tiende a deformarse y que, por supuesto, no dura más de una temporada. Y lo peor de todo esto no es que estas prendas no ofrezcan la calidad deseada por el público, no, lo peor es que, en muchos casos, los medios para producirla son de dudosa legalidad o al menos moralidad. Todos sabemos que algunas prácticas abusivas se estilan en ciertos sectores, y muchos de los trabajadores y trabajadoras de algunas grandes empresas lo hacen en condiciones de esclavitud y sin ningún tipo de seguridad.

El problema es que la mayoría de las personas nos vemos, en cierta manera, obligadas a comprar en este tipo de compañías, y es que los precios que pueden ofrecer no tienen ningún tipo de competencia. Se han hecho con todo el mercado, y frente a esos precios, es difícil resistirse.

Pero afortunadamente, cada vez hay más gente que se decide a comprar en los negocios locales, en el mercado del barrio y aunque lo hagan por internet, siempre intentan que la empresa sea del propio país, cuando no de la misma localidad. Y esto es bueno para tod@s, que en este país siempre hemos tenido cierta tendencia a valorar más lo de fuera, y claro, así nos va…