Tu pedido solicitado, a tiempo

Tu pedido solicitado, a tiempo

 Hace, 

6 meses

El transporte de mercancías, ya sea aéreo, marítimo o terrestre, es fundamental para el desarrollo y el correcto funcionamiento de un país o una región. Hasta tal punto podemos estar seguros de tal afirmación que, si analizamos el modo en el que trabajan las empresas, podremos constatar que sería imposible que éstas existieran si no tuviéramos medios para transportar productos desde un punto A hasta otro punto B.

Sin embargo, no solo teniendo los medios para poder realizar ese transporte de productos hacemos que el negocio de todo un país funcione. Otro de los axiomas de este tema son los plazos. Los emprendedores necesitamos que los productos que pedimos se encuentren en nuestro poder antes de un momento concreto. Esta es una condición sine qua non para realizar la actividad de la que nos encargamos y, si no se cumple, tendremos un grave problema.

Desde hace algunos años tengo en propiedad un establecimiento en Santa Pola en el que me dedico a la venta de juguetes. Como seguramente estéis pensando, he tenido un montón de trabajo durante este mes de diciembre, y para enero seguro que voy a tener la misma carga de trabajo o incluso más. Para un negocio como el que poseo es necesario que los pedidos que se realizan estén bajo mi cuidado en fecha, hora y forma. De lo contrario, mi temporada alta se puede convertir en un desastre.

Un desastre que ya me ha tocado vivir en alguna ocasión. Normalmente, gran parte del género que expongo para mis clientes proviene de Madrid. La empresa que hace algunos años se encargaba del transporte de los juguetes para mí solía retrasarse en la entrega del género. No solía hacerlo por mucho tiempo y las consecuencias no eran demasiado severas para mi negocio. Decidí dejarlo estar. Pero cometí un grave error, porque justo antes de la llegada de una Navidad los juguetes que pedí no llegaron y vi cómo muchos de mis clientes más fieles acudían a la competencia a realizar sus compras al ver que yo no disponía del género suficiente.

Me puse hecho un basilisco y comprendí que debía dejar de trabajar con esa empresa. Necesitaba un transporte más serio, más comprometido, más fiable. Y entonces fue cuando decidí otorgar mi confianza a una empresa llamada Star Cargo. Uno de mis clientes, que posee un negocio en la ciudad de Alicante, me hablaba muy bien de ellos y me recomendó que visitara la página web, www.star-cargo.com. Decidí hacerle caso y buscar los datos de contacto de dicha empresa para obtener información acerca de sus condiciones de entrega y precio.

Un vuelco necesario a la situación

El modo de trabajar con Star Cargo fue completamente diferente, por fortuna. Los pedidos comenzaron a llegar mucho antes y eso hizo que se ganaran mi confianza. Poco a poco comencé a remontar la penosa situación tras la que mi negocio había quedado después de aquella horrible Navidad y pude volver a recuperar la sonrisa. Los clientes volvieron a depositar su confianza en mí y todo volvió a la normalidad.

Llevo bastante tiempo haciendo mi trabajo con Star Cargo y jamás he tenido ningún problema. Creo que el servicio que me ofertan es brillante y, además, lo hacen a un precio asumible para una empresa como la mía (el precio es más bajo que el que pagaba con mi anterior socio transportista, por lo que os podéis imaginar cuán es mi felicidad ahora).

Nos queda seguir trabajando muy duro para conseguir mayores ventas. En ese campo nadie nos puede ayudar. Los transportistas hacen su labor, nos traen ese género que es tan importante para nosotros. Pero después, estamos solos ante el peligro…o ante el éxito. Las estrategias de ventas son muchas y muy variadas, pero desde luego en ellas está la clave del misterio. Hacerse con ella nos convertirá en unos excelentes empresarios.