Santa Pola y Madrid conectadas

Santa Pola y Madrid conectadas

 Hace, 

5 meses

Cualquier empresa, sin importar su sector, tamaño u ubicación, desea introducirse en el mercado madrileño para darle a su actividad una nueva dimensión. La Comunidad de Madrid tiene una población de aproximadamente seis millones y medio de personas que consumen una ingente cantidad de productos, un mercado que para ninguna entidad española debe pasar desapercibido si su objetivo es el de obtener un beneficio económico.

Que Madrid esté en el centro de la Península no es ninguna excusa. Es necesario entablar negocios en la capital aunque la empresa que se posea se sitúe en la costa, como nos ocurre en Santa Pola. Para hacer efectiva una operación así es realmente imprescindible que contemos con la colaboración de una empresa de transportes fiable y eficiente. Con eso, Madrid y la costa permanecerán mejor comunicadas, ‘más cerca’ una de la otra.

Tres años atrás, en 2014, creé la empresa para la que trabajo actualmente: una entidad dedicada a la pesca y al tratamiento del pescado para su posterior distribución. Aunque la sede de la misma es Santa Pola (suelo realizar mi actividad en el puerto pesquero de la localidad) sabía que en Madrid mis posibilidades de negocio eran mucho mayores y por eso quería establecer un vínculo con la ciudad y la Comunidad. Necesitaba que allí se conociera mi producto.

Aproveché la llegada de una gran feria de empresas y di a conocer mi gama de productos en la capital. Gracias a ello hubo varios representantes de restaurantes y bares que se interesaron en ellos y que solicitaron mis datos de contacto. Querían un producto como aquel en su menú y por tanto llegamos a un acuerdo para que mi empresa se convirtiera en proveedora de aquellos negocios.

No obstante, y al tratarse los otros negocios de empresas madrileñas, el problema de la distancia seguía estando latente. Necesitábamos resolver ese problema de manera conjunta para que el acuerdo fuera beneficioso para todos nosotros, por lo que cada uno comenzó a obtener información relativa a empresas dedicadas al transporte de mercancías.

Pasados unos días decidimos organizar una reunión por videoconferencia (gracias a Skype) para reunir la información encontrada. Varios de nosotros habíamos visitado la página web de una entidad llamada Stock Alpha, dedicada a servicios de transporte y logística para compañías como las nuestras. Aquella era una empresa experimentada en la materia que nos interesaba y cuyo precio no nos parecía caro. Sin duda, era la mejor opción que teníamos entre manos para conectar Santa Pola y Madrid.

Una conexión beneficiosa y eficiente

Nos pusimos en contacto con aquella compañía para explicarle a sus profesionales nuestras intenciones: trasladar el pescado desde Santa Pola hasta la capital en el menor tiempo posible. Aquella misión no suponía ningún problema para ellos y por tanto llegamos de manera sencilla a un acuerdo de colaboración. Acuerdo que era mi principal pasaporte hacia el éxito, puesto que gracias a él podría incorporar mi gama de productos a un mercado como el de Madrid, que había sido mi objetivo prácticamente desde que fundé mi empresa.

Comenzamos a operar en los términos que habíamos establecido en el acuerdo. Cada vez que recibía un pedido de parte de uno de mis socios en Madrid, éstos avisaban a Stock Alpha (cuya sede se sitúa en la capital) y acuden hasta Santa Pola para recoger el encargo que yo ya tengo preparado. La operación nos resulta beneficiosa a todos puesto que corremos cada uno con el 50% del coste del transporte, que ya de por sí resulta barato. Mis clientes obtienen la calidad de mi pescado y a mí empresa la conocen perfectamente en Madrid. Todos contentos.

Hemos seguido operando de este modo durante todo este tiempo y así seguirá siendo. Stock Alpha nos proporciona un servicio de transporte con el que estamos muy contentos. Es rápido y eficiente, es decir, justo lo que demanda negocios como los nuestros.