Simbiosis entre construcción y mobiliario en Santa Pola

Simbiosis entre construcción y mobiliario en Santa Pola

 Hace, 

3 semanas

Santa Pola es un municipio de la provincia de Alicante eminentemente turístico, prueba de ello es que ya desde principios del siglo XIX comienza a ponerse de moda entre las clases sociales con un cierto poder económico el fenómeno del veraneo, atraídas por el buen clima y por sus hermosas playas. Con base en ello varios son los sectores económicos que han podido aprovecharse y tener un gran auge a lo largo de los años.

Uno de los sectores que más despuntó fue el de la construcción, y numerosos son los promotores de pisos o viviendas unifamiliares que construyen y amueblan sus inmuebles para así poder vender o alquilar de una forma más rápida para ellos y más cómoda para el comprador o el inquilino. Y es sencillo. Ya que una forma de poder escoger el tipo de mobiliario que se necesita, sin salir de casa, sin desplazamientos, sin agobios de gente ni inconvenientes climatológicos de frío o calor, es la compra online en una tienda como Dismobel, donde además son fabricantes y distribuidores de muebles. Así que les resulta muy fácil poner las casas a punto.

Comprar online en este tienda es una forma rápida, segura y sencilla, se puede elegir cualquier producto dentro de un catálogo donde están incluidos más de 10.000 productos de los más diversos estilos, y con la ventaja añadida de que al ser fabricantes se podrá escoger entre los distintos acabados como tipo de madera, color, barnizado, lacado, etc. Dismobel está especializado en mobiliario para dormitorios, comedores, salón, espacios de trabajo, recibidores…, además de elementos para jardín o piezas de decoración como lámparas, alfombras, mesas auxiliares, etc., y son numerosas las ventajas que Dismobel nos ofrece al realizar la compra como financiación a medida, pago fraccionado, servicio de montaje, recogida de muebles viejos, realización de diseño en 3D… Es perfecto para los constructores de estos lugares.

En esta zona del Mediterráneo la construcción experimentó un gran despegue, sobre todo de segundas residencias, ahora frenado con motivo de la crisis económica que afectó a todos los sectores. Si bien la construcción siempre unida al equipamiento o amueblamiento de viviendas realizan una buena y verdadera simbiosis, ya que ambas se benefician mutuamente como dijimos anteriormente, y así lo podemos ver claramente en el caso del “piso piloto”, que es la promoción, el escaparate o el gancho que utiliza el vendedor para mostrar lo que será su futuro inmueble, a la vez que permite al comprador ver cómo podría llegar a ser su futura vivienda.

Ventajas de este tipo de venta

Este sistema de venta tiene innumerables ventajas puesto que a veces puede ocurrir que algunas personas tienen miedo a comprar sobre plano porque no son capaces de tener una visión espacial de la futura vivienda o simplemente no pueden hacerse una idea clara sobre las dimensiones reales que tendrá la cocina, el dormitorio o el baño. En un piso vacío al faltar el mobiliario o elementos con los que poder comparar no tendrían una referencia clara de las medidas de los muebles que podrían incorporar, por lo que es un sistema de venta muy visual. Además el comprador puede observar las calidades de la construcción.

También ofrece una ayuda extra al promotor puesto que como normalmente el amueblamiento de este piso piloto lo proyecta y diseña un decorador de interiores, puede ayudar al promotor a disimular algunos aspectos poco atractivos del inmueble como una mala distribución del espacio, dormitorios muy angulosos y descuadrados, columnas en medio de un salón, etc. a través de una cuidada y estudiada decoración, en la que no falta ni el más mínimo detalle, pues aquí podremos ver colocados desde cortinas hasta los cojines encima de la cama, o un juguete en la habitación de los niños, todo con tal de darle ese aire de comodidad, confort y habitabilidad que todos deseamos para nuestra vivienda.

Otro perfil en el que se puede observar esta unión entre la construcción y el equipamiento mobiliario es la versión más actual de “comprar para vender” en la que el promotor adquiere una vivienda de segunda mano con la idea preconcebida de rehabilitarla para ponerla de nuevo en el mercado inmobiliario pero ya amueblada, para que el comprador solamente tenga que aportar sus enseres más personales.