Supermercado online, para ahorrar tiempo durante tus vacaciones en Santa Pola

Supermercado online, para ahorrar tiempo durante tus vacaciones en Santa Pola

 Hace, 

3 meses

La Comunidad Valenciana cambia completamente la distribución de su población si se compara el verano con el resto de estaciones del año. El diario ABC ya se hacía eco de ello en agosto de 2007, cuando publicó un estudio en el que se hacía referencia a que las cuatro únicas ciudades de la región que superaban los 100.000 habitantes (Valencia, Alicante, Castellón y Elche) quedaban sumidas en la tranquilidad durante el verano en beneficio de otros municipios.

Uno de esos municipios es Santa Pola. Junto con otras localidades como Benicasim, Torrevieja, Benidorm, Jávea, Denia, Peñíscola, Calpe, Gandía, Oropesa, Cullera u Orihuela, el destino de muchos de los valencianos y españoles que disfrutan de sus vacaciones. La población de estos municipios se multiplica considerablemente durante los meses de julio y agosto y eso requiere multiplicar también los servicios que dichas ciudades pueden ofrecer.

Claro está que conseguir eso no es nada fácil. Cada año, muchos de los turistas que acuden a estos lugares sufren importantes aglomeraciones a la hora de realizar la compra en los supermercados de dichas ciudades. En muchos de esos lugares no se dispone del personal suficiente para asumir la enorme demanda y eso implica y favorece las largas colas que se han de soportar para poder realizar la compra. Una situación así agota hasta el más paciente de los clientes.

Los empresarios que se encuentran a cargo de estos grandes supermercados no están por la labor de hacer demasiados contratos durante el verano. El enorme aumento de la carga de trabajo no se corresponde con el aumento del personal y eso hace posible la cantidad de problemas y esperas que deben soportar los clientes en municipios como Santa Pola durante el verano.

Ante la negativa de los dirigentes de esas empresas para aumentar el personal existe una solución alternativa: cambiar de supermercado. Hacerlo a uno tradicional sería inútil puesto que sucedería exactamente lo mismo. Por tanto, hay que cambiar nuestra manera de ir al supermercado cuando estemos de vacaciones en Santa Pola o en alguno de los municipios de la costa mediterránea española: comprar lo que necesitemos por Internet.

Ahora existen supermercados que operan de manera exclusiva a través de la red. Se trata de una alternativa de presente y de futuro puesto que evita el principal mal al que hemos de enfrentarnos cada vez que pisamos un supermercado tradicional: las esperas y las colas. Tu Club de Compras surge así como una respuesta a todas aquellas voces que piden un cambio. Este, que es uno de esos supermercados que operan exclusivamente a través de Internet, se ha convertido en la mejor opción para todos aquellos turistas que eligen Santa Pola como lugar de destino para sus vacaciones.

Nada que envidiar a las grandes superficies

De nada serviría que existiera un supermercado online si no dispusiera de una importante variedad de productos. Quienes acuden a este tipo de recursos desean exactamente lo mismo que si acudieran a las grandes superficies y es por eso por lo que la entidad debe estar preparada para proveer de cualquier tipo de producto a sus clientes. Tu Club de Compras, desde luego, sí lo está y ya cuenta con cientos de adeptos entre aquellos que visitan Santa Pola en verano.

Alimentación, refrescos, productos ecológicos, de dietética y hasta incluso productos para el cuidado de la piel en verano. Esa es sólo parte de la oferta de Tu Club de Compras. Nada que envidiar a la de otros supermercados y grandes superficies y con la ventaja que sobre ellos tiene el hecho de no tener que perder tiempo esperando en una cola.

El tiempo que transcurre desde la realización del pedido hasta su entrega siempre será mínimo y supondrá cero molestias. Con tan solo un clic, el cliente recibirá en su casa todo aquello que haya deseado. Una manera mucho más sencilla y sobre todo cómoda de afrontar la compra cuando se está de vacaciones. El ahorro de tiempo que ello supone, desde luego, no tiene precio.