Os voy a contar mi experiencia como emprendedora en Santa Pola. Después de varios años trabajando en una guardería, si no me falla la memoria fueron 12, la famosa crisis, o eso me comentaron mis jefes, acabó con mi trabajo. Aunque tenía prestación de desempleo de sobra, soy una persona que no me puedo quedar en casa y esperar que papa Estado me meta el dinero en mi cuenta corriente. Lo siento, no va con mi forma de ser. Respeto a los que piensen al revés, pero yo no puedo.

De esta manera, capitalice mi paro, una opción que cada vez somos más los que lo hacemos, y decidí emprender. Mirando mi currículum estaba claro que algo

Continuar Leyendo