La necesidad de un buen abogado

La necesidad de un buen abogado

 Hace, 

3 años

Muchas veces no pensamos en la necesidad de contar con un buen abogado hasta que lo necesitamos. Te viene una herencia de gran tamaño como es un hotel a dividir entre tres hermanos y piensas que aun así tendrás dinero para quitar pagos e incluso para comprarte el Mercedes que soñabas y un chalecito a las afueras de Santa Pola.

El caso es que lo que pensabas que era evidente, termina con movidas familiares porque el hermano que cuidaba de nuestro tío, cometió la fea equivocación de abrir el bar del hotel a pesar del fallecimiento del dueño, que para más Inri se celebraba el entierro a pocos metros de su establecimiento.

Todas estas faltas de entendimiento terminan con un enfrentamiento a voces que por suerte no terminó e algo más grave. Al final parecía que el tema de la herencia iba para largo y no sabíamos si íbamos a ver ese dinero que tantas ganas teníamos de ver.

La necesidad de un buen asesoramiento

Después de una serie de llamadas familiares y de ver como los abogados eran los únicos posibles en aconsejar y asesorar, nos pusimos en marcha y contratamos los servicios de Ferrer Navarro abogado, aunque le contactamos por Internet, no dudó en citarnos para conocer la historia, con lo que decidimos trasladarnos a Valencia y vernos.

Todo amabilidad, nos contó de una manera didáctica cuál iba a su proceder para poder llegar al resultado que todos queríamos. La estrategia era reunirse con los abogados de las otras dos partes, lo que permitiría que se fuera al grano, ya que a menudo, las partes cuando están presentes, terminan discutiendo, máxime cuando hay una serie de rencillas que tampoco es una reunión en un despacho de abogados el lugar más apropiado.

Al final lograron ponerse de acuerdo los abogados y se pudo hacer lo que se quería, poniéndose el hotel a la venta, aunque hubo que lidiar con una de las partes que quería que se alquilase, pero no terminamos de ver la viabilidad de esa situación, además que realmente lo que queríamos las otras dos partes era liquidez y no estar con un alquiler de ese tipo.

Este tipo de casos nos dijo el abogado que eran más comunes de lo que la gente cree, puesto que las rencillas familiares cuando no se cuenta con un equipo de abogados que de verdad tengan la voluntad de que se lleguen a acuerdos se pueden extender en el tiempo hasta límites insospechados.

No es normal que un caso se postergue hasta 15 años y que los hermanos terminen todos muriendo dejando pudrir un hotel, eso es lo que me contó el abogado sobre un caso que le contó un colega suyo de Valladolid. Al final cuando terminó todo el proceso, los que terminaron cobrando y mucho menos por el deterioro del hotel y los gastos de impuestos, fueron los familiares.

Gracias a este abogado y a la colaboración de los de las otras familias esto no se llegó a producir y finalmente cobramos el dinero que nos ha permitido llevar actualmente una vida más desahogada, lo cual se agradece. Mi consejo es que os busquéis siempre que podáis un abogado que merezca la pena.