Un restaurante con un servicio “extra”

Un restaurante con un servicio “extra”

 Hace, 

2 años

Desde hace tiempo venía meditando la idea de montar un bar en Santa Pola, algo diferente que realmente suponga algo novedoso en la zona. Quizás una temática surfera años 50, pero con detalles típicos de la cocina mediterránea y mexicana, algo rollo fronterizo como la comida que se degusta en Nuevo México, Texas o California.

El hacer este tipo de restaurante, combinado con toques españoles es algo que le veo muchas posibilidades. Como no soy yo el que tengo el dinero, hablé con mi amigo “Manu” que es por así decirlo el socio capitalista y le pareció buena la idea.

El muchas veces le gusta cuando apoya un proyecto dar ideas si las tiene la coletilla “Oye, no has pensado en” y cuando lo dice siempre le saco una sonrisa, es lo que tiene la confianza. En este caso me dijo que le encantaría que además de restaurante tuviera aparejado un negocio de hidropedales.

No negaré que de primeras casi suelto una carcajada, pero bien mirado tenía bastante sentido, que con un menú en los días de playa luego puedas canjearlo cuando bajes la comida por una vuelta en hidropedal o incluso antes.

Todo esto combinado con el servicio de hidropedales por separado, pero no era mala idea, quizás el tema de combinar esto con comer pueda chirriar un poco, pero al final la gente que nos visita suele ser por una o dos semanas, por lo que podría usarlo perfectamente. Lo que sí haríamos es pedir por favor que nos dijeran un horario para cuadrar los hidropedales que fueran a utilizarse.

A la hora de comprar los hidropedales recurrimos a fabricahidropedales.com, fue poner el nombre en Internet y ofrecernos la solución que buscábamos. Los que más nos convencieron fueron los de fibra de vidrio, por lo que al final fueron los elegidos y nuevecitos, aunque también nos mostraron que tenían de segunda mano, pero queríamos comenzar con buen pie.

Ahora estamos en la fase de buscar local y parece que uno en primera línea está bastante cerca, pero claro, no está tan fácil lo de llegar a un acuerdo en cuanto al precio que queremos pagar. La zona de costa está cara y máxime con este último año tan bueno para el turismo.

Fundamental conseguir un buen precio

Hemos aprovechado ahora que comienza la temporada baja para hacernos con los hidropedales a un precio más reducido, guardándolos a buen recaudo en un almacén que tiene mi socio. Esperamos que todo salga bien y que nuestro negocio salga a pedir de boca. Los trabajos de renovación y adecuación del restaurante a lo que queremos es de suponer que se inicien cuando sepamos más o menos el tamaño del local con el que nos hacemos.

Nuestra idea primordial es que sea un sitio mediano con un ambiente muy alegre, pero que a la vez se respire calidad, algo que los clientes detectan. Tenemos sobrada experiencia en el mundo de la hostelería, por lo que sabemos perfectamente nuestra valía y lo que podemos aportar a nuestros clientes. Ahora solo queda desearnos suerte, pues la vamos a necesitar…