En tiempo de crisis, no viene mal un pequeño empujón

En tiempo de crisis, no viene mal un pequeño empujón

 Hace, 

3 años

Somos una pequeña empresa familiar que se dedica a vender productos alimenticios españoles. Hasta hace unos años sólo los vendíamos a nivel nacional, pero con la crisis tuvimos que replantearnos nuestra actividad y pensamos que ofertar nuestros productos fuera de nuestras fronteras sería quizá una posible solución a esta situación. Para llevar a cabo de la mejor manera posible nuestro proyecto, decidimos confiar en la empresa madrileña Área Asesores, para que ésta intentara mejorar nuestra rentabilidad y eficiencia, así como para que nos permitiera ahorrar tiempo y gastos con propuestas realistas y eficientes a largo plazo. Eran auténticos especialistas y sabrían escucharnos y aconsejarnos adecuadamente, pensamos.

En los tiempos que corren hay que innovar sin cesar, buscar distintas salidas para afrontar las situaciones adversas, y abrir un mercado en el extranjero vendiendo nuestra propia marca España iba cada vez tomando más forma en nuestras mentes. Con lo cual, poco a poco nos fuimos convenciendo de que podía efectivamente ofrecernos buenas perspectivas de futuro. Creo que acertamos, puesto que a día de hoy hemos conseguido abrirnos camino en varios países de la Unión Europea, sobre todo en el país galo, Francia, en el que nuestros jamones y embutidos ibéricos, así como los de pata negra se rifan casi, por así decir. En cuanto a los quesos manchegos y asturianos, éstos tienen un éxito tremendo. Lo de los quesos, la verdad es que nos sorprendió un tanto. Imagínense: ¡semejante triunfo en el país de las miles variedades de quesos! ¡Eso demuestra que aquí también sabemos hacer cosas sabrosas y exquisitas!

shutterstock_285039719reducida

La clave radica en escoger a una empresa que disponga de un equipo de profesionales especializados

Muchas personas acuden cada vez más a asesorías buscando apoyo y consejos para la toma de nuevas decisiones, y eso no está mal. De hecho, como ya lo sabéis, es lo que nosotros mismos hicimos, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir entre una u otra consultoría, ¡no todas valen! Ante todo, hay que informarse acerca de dicha empresa asesora, y nada mejor para ello que preguntar en nuestro entorno y a los amigos empresarios que tengamos. También haciéndole directamente preguntas a la empresa se puede obtener suma información: ¿quiénes son sus clientes?, ¿qué tipo de asesoramiento oferta?, ¿está el personal especializado en uno o varios temas?, etcétera. Pues la clave del éxito radica en escoger a una empresa que disponga de un equipo de profesionales especializados. ¡Ahí reside la clave de un correcto asesoramiento!

En efecto, el equipo debe estar especializado en lo referente al tema que deba tratar, porque si desconoce el producto o sector de la empresa a la que tiene que dar su apoyo, hará que esta última no consiga alcanzar sus objetivos. El éxito reside en la elección de una empresa con profesionales altamente cualificados en el tema a tratar, así como en el sector industrial. Una buena empresa contará en efecto con técnicos especialistas en la materia y que hayan acumulado años de experiencia. De esa forma, la colaboración entre la asesoría y la empresa será obligatoriamente un éxito. En lo que a lo nuestro se refiere, ¡hemos conseguido efectivamente dicho logro!

Gracias a la empresa Área Asesores, hemos optimizado los tiempos de parada de nuestras máquinas, lo cual, al reducir los tiempos de espera, nos ha permitido mejorar nuestro rendimiento. Ello ha hecho que aumente a la vez la producción. Asimismo, hemos disminuido nuestro consumo de materia prima, lo que se traduce en un ahorro significativo en materiales de embalaje, etc. También, siguiendo los consejos de la asesoría, hemos replanificado los puestos de trabajo, el espacio y hemos adquirido nuevos sistemas de automatización de procesos. Los asesores de la empresa se encargan de vigilarlo todo de la mejor manera posible a distancia. ¡Y funciona!

De tal forma, que a nosotros nos queda tiempo para saborear tranquilamente nuestros exquisitos productos autóctonos, porque digan lo que digan, hagan lo que hagan, y por mucho que intenten imitarnos, donde se ponga un aceite de oliva de Andalucía, un jamón de pata negra de Extremadura, un queso curado de la Mancha, unas naranjas o arroces de Valencia, unos embutidos de Castilla y León o de Asturias, ¡ya pueden quitarse todos los demás! Porque tal y como lo subrayó nuestro presidente del gobierno: “España es una gran nación, los españoles muy españoles y muchos españoles”. Jajaja…