Limpieza y desinfección en los centros de estudio

Limpieza y desinfección en los centros de estudio

 Hace, 

2 meses

Todos sabemos que los centros de estudio (infantiles, de primaria, ESO, bachillerato…) son un foco para el contagio de cualquier tipo de enfermedades (sobre todo, del tipo “gripe” o el tan conocido ya “COVID”).

Por ello, cada vez resulta más y más importante mantener limpio y seguro ese espacio donde nuestros hijos pasan toda la mañana con otros chicos.

La importancia de la limpieza

No es de extrañar que, después de todo lo que ha pasado estos últimos años, los Gobiernos de todas partes de España han creado un protocolo de limpieza frente al COVID-19 para los centros escolares.

Pero… ¿sabes la diferencia entre limpiar y desinfectar? Porque NO son lo mismo

Mientras que en la limpieza quitamos los gérmenes mediante el uso de agua y jabón (es decir, los quita de la superficie en las que se encuentren y de la que tú frotes, pero no los mata necesariamente), la desinfección mata a los gérmenes porque utiliza químicos creados específicamente para eliminar de raíz a estos bichitos tan molestos. Suele usarse después de la limpieza, y, tras ella, mata a los gérmenes para evitar posibles apariciones de enfermedades (o que se propaguen entre nuestros hijos).

Consejos para llevar a cabo una correcta desinfección del centro escolar

La limpieza de un centro escolar NO es tarea sencilla, pero ha de hacerse con meticulosidad para que las enfermedades no se propaguen de unos a otros. ¡Y es que los niños lo cogen todo rapidísimo, y luego nos lo pegan a nosotros!

Por ello, lo primero que has de saber es que, básicamente, vas a necesitar escoba, fregona, trapos de limpieza (los más recomendados son los de microfibra) y varios productos químicos necesarios para la limpieza y la erradicación total de las posibles bacterias que vivan allí.

A continuación, pongo en tu conocimiento que será necesario, para mantener a raya a los gérmenes, limpiar el centro al menos una vez al día. Lo ideal es cuando el centro esté cerrado, para que así haya mayor movilidad y disponibilidad para que los limpiadores puedan acceder a todas las secciones del lugar sin ningún tipo de problema. Con una limpieza profunda al día basta, pero también se puede realizar alguna otra a lo largo de todo el día, como entre clases o en los recreos.

Prosigamos. El orden para limpiar puede parecer una tontería, pero facilitará la labor de los profesionales.

Primero, elimine suciedad física (papeles, tiza, goma…). Tras esto, eliminaremos el polvo y barreremos / fregaremos el suelo. Ahora que está todo visiblemente limpio, es cuando hay que atacar a los gérmenes y desinfectar todo lo que esté a nuestro alcance, porque los niños (sobre todo los más pequeños) son de tocarlo todo y de llevárselo todo a la boca. ¡Es hora de matar bacterias de todo tipo!

Una vez hecho todo esto, habría que abrir las ventanas para que todo ventile. ¡La ventilación es sumamente importante para renovar el aire de las aulas y del centro! Y es que muchas bacterias y virus viven en el aire y, cuando las respiramos, las inhalamos y enfermamos. ¡Es casi tan importante como desinfectar! Y habremos de hacerlo, mínimo, una vez al día (sobre todo tras la desinfección). Más, si es posible.

Por cierto, si hay algún educador entre nosotros (yo, por ejemplo, soy educadora infantil), os hago saber que es altamente recomendable implicar a los niños en la limpieza del centro escolar. No como castigo, ¡en absoluto! Me refiero a darle a los jóvenes pequeñas responsabilidades diarias para mantener el centro limpio entre todos. Porque esto, si somos capaces de delegar en ellos tareas adecuadas a su edad, los ayudará a un correcto desarrollo de la autonomía personal, algo tan importante y necesario para que nuestros hijos sean capaces de hacerse cargo de ellos mismos en un futuro sin necesitar a nadie más.

La importancia de la profesionalidad

Hablemos en números: ¿sabes que entre un 30 y un 50% de las enfermedades que sufren los niños en etapa infantil (entre 0 y 6 años) ocurre en las mismas guarderías o centros infantiles? Es decir, el mayor porcentaje de contaminación avala que estas ocurren cuando dejamos a los niños en los colegios. ¡Es normal, los niños son un mar de gérmenes y pasan juntos tooooda la mañana!

Nuestros nenes están expuestos a enfermedades como la gripe, la otitis, la conjuntivitis, la faringoamigdalitis, la bronquitis, la enfermedad mano-boca-pie, la roséola o la gastroenteritis, que son las enfermedades más comunes en los primeros años de un infante. Esto debería darte una idea de cómo de importante es tener con nosotros a un personal de limpieza profesional y concienciado.

Por ello, que empresas como Gades Limp, en Cádiz, tengan la aprobación de sus clientes es importantísimo. Porque la tranquilidad que le ofrece a los padres que dejamos a los niños en las guarderías es mucho mayor si sabemos que quienes desinfectan las aulas son personal altamente cualificado y, además, aconsejado por otros padres preocupados.