Medidas de seguridad en los trabajos de altura

Medidas de seguridad en los trabajos de altura

 Hace, 

2 semanas

Los accidentes producidos por las caídas a distinto nivel, continúan siendo una de   las   principales   causas   de   absentismo   laboral,   muertes   y   lesiones irreversibles.  Un  buen  número  de  tareas  se  realizan  a  más  de  2  metros  del  suelo, sobre superficies aparentemente estables y seguras, donde un pequeño error puede tener consecuencias fatales. Solo hay que echar mano de la hemeroteca para comprobar que son muchos los accidentes que se producen en nuestro país.

Durante  la  última  década,  se  ha  experimentado  un  espectacular  desarrollo tanto de las técnicas, como de los materiales específicos para la prevención de los  riesgos  derivados  de  la  realización  de  trabajos  en  altura.  Actualmente existen  en  el  mercado  suficientes  equipos  de  protección  individual  y  colectiva,  que  permiten  dar  soluciones  para  la  seguridad  de  los  trabajadores  en  la  práctica totalidad de las situaciones de trabajo habitual.

La  instrucción  y  formación  en  materia  de  seguridad  constituyen  unos  de  los  eslabones   fundamentales   en   los   que   basar   la   estrategia   preventiva   de   accidentes.  El  propio  trabajador  debe  ser  realmente  consciente  de  los  riesgos  que   corre,   y   por   tanto,   conocer   los   métodos   más   adecuados   para   su autoprotección. Pero no basta con eso, debe aplicarlos en la práctica cotidiana e incorporarlos sistemáticamente al tipo de trabajo que realice.

Tal vez esto sea lo más difícil de conseguir, en muchos casos habrá que romper con una rutina basada en la tristemente célebre frase: “esto sea hecho siempre así y nunca ha pasado nada” El objetivo es formar a los trabajadores dotándoles  de  las  técnicas  necesarias  para  realizar  los  trabajos  en  altura con  seguridad,  así como facilitar un cambio de actitud que permita que estas técnicas formen parte su rutina laboral.

Caídas desde altura

Conocido  como  síndrome  ortoestático  o  de  aplastamiento, es  un  conjunto de síntomas que aparecen cuando una persona está colgada durante un  periodo  largo  de  tiempo  de  un  arnés.  Las  cintas  del  mismo  actúan  como  torniquete impidiendo total o parcialmente el paso de sangre con oxigeno a las extremidades. Si  una  persona  queda  suspendida  inmóvil  en  un  arnés,  la  presión  de  este  puede contribuir a un flujo sanguíneo insuficiente en algunas partes del cuerpo generándose  toxinas.  Cuando  la  sangre  vuelve  al  torrente  sanguíneo  y  a  órganos vitales como los riñones, se produce un fallo renal, con posibilidad de posterior fallo cardiaco o un fallo cardiaco directo debidos a las toxinas.

Efecto péndulo

Cuando   trabajamos   lejos   del   punto   de   anclaje,   la   posible   caída   no   se   desarrollará   de   manera   vertical   sino   que   tendrá   una   trayectoria circular,   describiendo  un  péndulo  donde  el  punto  de  giro  será  el  anclaje  al  que  nos  encontramos   amarrados.   Por   tanto   tendremos   que   vigilar   los   posibles obstáculos que se encuentren en nuestra trayectoria de  caída y no en nuestra vertical.

Cinturones, arneses, anclajes, conectores (mosquetones)…todo vale si la seguridad está en juego. Todo   equipo   requiere   de   un   mantenimiento   que   garantice   su   perfecto funcionamiento. Los  equipos  serán  sometidos  a  comprobaciones  periódicas  al  menos  cada  12  meses, además de ser mantenidos regularmente y verificados antes y después de cada utilización, ó cada vez que se entrega a una persona.

Cualquier  operación  que  se  realice  en  lugares  de  trabajo  que  se encuentren  a  una  altura  superior  a  2  metros  del  suelo,  se  realizara utilizando  equipos,  de  protección  contra  caídas,  tanto  individual  como colectivo. Tal como establece la normativa, primará la utilización de equipos de  protección     colectiva ante los equipos de protección individual.

Se    deberá    limitar en lo posible el tiempo de exposición al riesgo de caída en  este  sentido  se  organizará  el  trabajo  de  manera  que  se  limite las  operaciones  en  altura,  realizando  el  máximo  de  trabajos  en  niveles inferiores.

Para  la  realización  de  trabajos  en  altura,  se  requerirá  la  participación mínima  de  2  operarios  con  el  objetivo  principal  de  garantizar  la  seguridad y posible asistencia inmediata en caso de que se produzca un accidente.

Todas estas medidas se tienen que tener muy presentes en todas las empresas que se dedican a los trabajos en altura. Por ejemplo en Workprotec tienen claro que para ser los mejores hay que cumplir con todo esto. La seguridad en altura no es posible conseguirlo sin un gran equipo de profesionales altamente cualificados y entrenados, capaces de dar solución a las cada vez más complejas necesidades de protección y acceso a los diferentes lugares de trabajo.