Santa Pola, un lugar para invertir en relax

Santa Pola, un lugar para invertir en relax

 Hace, 

3 meses

Ahora se viven momentos de bajón por culpas del coronavirus, en los que los pueblos más turísticos están viviendo una pesadilla. Calles, playas y hoteles vacías. Una pena ver esta imagen que tardará mucho tiempo en volver a ser lo mismo. En mi caso, añoro con extrañeza mi segunda residencia, ya se sabe que tampoco se puede ir.  Incluso la Policía avisó de que se multaría. Hace años compré un chalé en Santa Pola que ha sido la mejor inversión de mi vida.

Era una decisión compleja, ya que era invertir todos los ahorros de una vida trabajando, pero tenía claro que después de 40 años de cotización, mi mujer y yo nos merecíamos algo así. Y es que Santa Pola es de esas ciudades que cuando la conoces, te enamora. Así es como compré un chalé por cerca de 390.000 euros. Una estupenda casa pareada en primera línea; con vistas a la bahía de Alicante. Una parcela de 235m2, totalmente reformada con calidad, garaje privado y diversas terrazas. Una preciosa vivienda, muy luminosa, que era lo que necesitábamos en ese momento. Y por supuesto, no podía faltar la piscina.

Al principio solo íbamos durante los meses de verano, pero al sentirnos tan cómodos ya comenzamos también a ir en Semana Santa o en Navidad. Y más aún cuando decidimos cubrir la piscina con una cubierta para poder disfrutar de ella en días con menos sol, aunque es cierto que en este lugar, el sol tiene vigencia constante. Desde Cupoola, la empresa que me hizo la obra en la piscina, me aseguraron que esto supondría un ahorro, ya que el agua queda protegida, permitiendo reducir los gastos tanto en productos químicos como en mantenimiento.  Además, una instalación cerrada aumenta la temperatura de la piscina y permite ampliar la temporada de baño a los meses de primavera y otoño. Sin duda, una  auténtica gozada.

Qué ver en Santa Pola

Lo que más me gusta de este lugar es que reina la tranquilidad y, al mismo tiempo, ofrece una amplia gama de actividades para todas las edades y gustos, desde opciones de descanso a experiencias límite con las que derrochar adrenalina.

Un lugar que es un verdadero paraíso de vacaciones con largos tramos de arena y calas más íntimas y pintorescas. Además, muchas de estas playas están situadas cerca del centro de la localidad, por lo que no tendrás que alejarte de los apartamentos en Santa Pola para disfrutar de un día de arena y sol en la playa. Si eres un amante de los deportes de agua, prepárate para disfrutar de las playas locales, porque presentan unas condiciones ideales para la práctica del windsurf y del kitesurf.

Aunque lo que más te recomiendo es una visita al oeste de Santa Pola, donde se encuentran las Salinas de Santa Pola, declaradas Reserva Natural y Zona de Especial Protección para la Conservación de las Aves Silvestres. Las salinas ocupan 2.496 hectáreas y su explotación se inició a finales del siglo XIV. Hoy en día, la sal se extrae de los llanos y se comercializa. En la reserva se encuentra el Museo de la Sal, donde se puede aprender más sobre el proceso de extracción de la sal y su historia. Los enormes “icebergs” de sal todavía recuerdan la economía salina única de Santa Pola.

Qué comer en Santa Pola

Pues todo un festín te vas a dar. Aquí es típico el marisco, pescado, salazones, caldo y salmorreta de La Cofradía para hacer arroces, sopas y guisos. Como te gusten los mariscos, puedes quedarte a vivir, como hice yo, durante una buena temporada. El arroz constituye uno de los grandes capítulos de la cocina de esta tierra: el “arroz a banda”, “arroz negro”, “paella de marisco”, “arroz con costra” y el “arròs y gatet”.

Como platos típicos, además, sobresalen el gazpacho de mero, el blanquillo de rape, guisado de sepia y sin duda, el principal manjar a base de pescado es el “caldero”. Entre los pescados, los más solicitados son la dorada, lubina y la lechola

Ahora solo es cuestión de tiempo para volver. Por eso me gusta mucho la campaña de promoción que se ha hecho desde el Ayuntamiento, es algo así como #SantaPolaTeEspera, para compartir contigo imágenes incomparables y vídeos que te harán soñar con volver a disfrutar del sol, del mar, de un atardecer, de un arroz a banda y de cualquier momento que, como tú bien sabes, hace que la vida valga la pena. Ánimo que entre todos lo vamos a lograr, mientras tanto vamos a seguir soñando con Santa Pola.